Muerte Súbita en el Deportista

Muerte Súbita en el Deportista

La muerte súbita es aquella que ocurre de manera inesperada sin precedentes dentro de la primera hora desde el inicio del primer síntoma. La muerte súbita relacionada con los deportistas se toma en cuenta durante o después de haber practicado una actividad física.

Este fenómeno puede ocurrir en cualquier atleta, mayormente en hombres y en deportistas jóvenes aparentemente sanos. Lo que tiende a ser un acontecimiento devastador para la comunidad deportiva. Su frecuencia es baja, reportándose al rededor de una muerte por cada 200,000 habitantes al año. Sin embargo, es una condición a la cual se le hace mucho énfasis y difusión ya que puede ser algo prevenible.

Las causas de la muerte súbita son diversas, entre ellas entran factores ambientales (golpe de calor), traumáticas (por deportes de alto riesgo y de contacto), y enfermedades crónicas, siendo las cardiovasculares las más prevalentes.

Es importante saber que hay cambios normales fisiológicos y morfológicos en el corazón de los deportistas de alto rendimiento, a esto se le llama ¨corazón de atleta¨ y es importante conocer estas variaciones para diferenciar lo normal de lo anormal. Dichos cambios son: engrosamiento simétrico del ventrículo izquierdo, bradicardia sinusal, prolongación de la onda p en el electrocardiograma, y sin presencia de crecimiento auricular.

Estos cambios se deben distinguir de las causas cardiovasculares más comunes de muerte súbita para su diagnóstico oportuno como la miocardiopatía hipertrófica (principal causa), cardiopatía isquémica, síndrome de Marfan y enfermedades valvulares.

Aún con un indice bajo de casos, la muerte súbita lamentablemente es inevitable en el momento, pero se puede reducir la frecuencia mediante un abordaje adecuado. Su único tratamiento es la prevención, por lo cuál es importante su difusión y educación a deportistas, sus equipos y organizaciones.

Las medidas recomendadas son una revisión médica con un especialista en el área, en la cual se deberá integrar una exploración física completa, una historia clínica con hincapié en los antecedentes familiares, un electrocardiograma y una prueba de esfuerzo cardiológica y deportiva con ergoespirometria para evaluar la función del corazón bajo estrés físico.

FX Clavícula

FX Clavícula

La clavícula articula con el esternón y la escápula, ayuda al soporte y movimiento del hombro, siendo un área de lesión común en hombres menores de 25 años a causa de traumatismos y actividades deportivas.

Los factores de riesgo engloban la edad, osteoporosis, trauma directo como golpes, caídas, actividades con armas de fuego y deportes extremos y de contacto (fútbol americano, hockey, ciclismo).

El síntoma más común es el dolor que aumenta con el movimiento de la extremidad, acompañado de inflamación, hematomas, sensibilidad, crepitación, y en algunos casos se puede observar una deformidad en la zona.

Es esencial acudir al médico especialista para un diagnostico y tratamiento oportuno.  Al fracturarse la clavícula se pueden dañar nervios y vasos sanguíneos.

El tratamiento puede ser conservador o quirúrgico dependiendo de la severidad del caso y la edad del paciente, este debe ser indicado por un médico del deporte o un ortopedista. 

El tratamiento quirúrgico esta indicado en fracturas expuestas, fracturas asociadas a una lesión vascular o neurológica, fractura con compromiso pleuropulmonar y en fracturas desplazadas más de 2 cm.


Las fracturas de clavícula tienen un buen pronóstico en general para la recuperación y función de la extremidad siempre y cuando se haga un diagnostico y tratamiento oportuno.