¿De qué se trata la fase “return to play” dentro de la rehabilitación del deportista?

¿De qué se trata la fase “return to play” dentro de la rehabilitación del deportista?

La rehabilitación de un deportista incluye la readaptación a la práctica, el cual es un proceso personalizado y multidisciplinario con el fin de preparar al atleta para que pueda volver con su mismo rendimiento después de una lesión.

Primero se evalúa detalladamente al deportista acorde a su mecanismo y área de lesión, se cuestiona cuáles fueron sus factores de riesgo, posibilidades de tratamiento (tiempo, costo, lugar), e incluso si es necesario la interconsulta con otros profesionales como nutriólogos o psicólogos del deporte. Posteriormente se realiza una planeación de tratamiento, la cual se divide en fases para la optimización de resultados.

  • Fase 1: Consiste en un entrenamiento básico que comienza después de sanar la lesión o después de una cirugía para mantener el movimiento del cuerpo y condición física.
  • Fase 2: Al terminar la primera fase sigue entrenamiento para la fuerza general básica y la propiocepción. Esto también ayuda a reforzar el área de la lesión.
  • Fase 3: En esta fase el ejercicio se vuele más específico y se basa en incluir coordinación y más resistencia en el entrenamiento, esto solo una vez que se hayan finalizado los objetivos de las fases previas.
  • Fase 4: Finalmente la última fase es el regreso a la práctica normal y rutinaria del deportista.

A este plan de decisiones se le conoce como ¨Return to play¨, el concepto principal es poder regresar al deportista a su práctica o competencia sin poner en riesgo su salud. Esto dentro de la rehabilitación trae varios beneficios como una atención integral y vigilada, disminución del daño, una recuperación oportuna y el cuidado de la carrera del deportista. Esto es indispensable, especialmente en deportistas jóvenes.

Aunque este manejo incluya diferentes profesionales de la salud, siempre es importante acudir con tu médico del deporte para evaluación y planeación, ya que el llevara la supervisión de este proceso y conocerá los parámetros necesarios a evaluar y tratar dependiendo del deporte que realizas, la intensidad con la que te ejercitas, y tus requerimientos para mejorar tu desempeño.

Terapia conservadora para tratar el dolor, evitando las cirugías

Terapia conservadora para tratar el dolor, evitando las cirugías

El dolor es una percepción sensorial localizada y desagradable en el cuerpo, activada por parte de las terminaciones nerviosas sensitivas. Se puede clasificar acorde a su intensidad, origen, y duración (agudo y crónico). El dolor puede ser causado por enfermedades o traumatismos, estos siendo la causa principal de dolor musculoesquelético. Otras causas incluyen: artropatías degenerativas o inflamatorias.

Tradicionalmente la mayoría de los padecimientos se han tratado con cirugía para tratar el dolor crónico o reparar alguna lesión. En algunos casos el tratamiento quirúrgico es el de elección, dependiendo de la gravedad y situación de la lesión.

Sin embargo, hoy en día se utilizan cada vez más los tratamientos conservadores, los cuales engloban una atención no invasiva e integral, con el propósito de aliviar el dolor, sanar la lesión y/o disminuir el riesgo de progresión y complicaciones. Ejemplos de un tratamiento conservador en lesiones musculoesqueléticas incluyen:

  • Tratamiento farmacológico
  • Fisioterapia
  • Inmovilizaciones
  • Reposo
  • Infiltraciones

Es recomendable usar este manejo de primera línea, sobre todo cuando puede prevenir el avance del daño de la lesión y de esta forma evitar cirugía. Un ejemplo es la proloterapia, que favorece a la recuperación rápida y natural del tejido y de esta forma ayuda a evitar una cirugía para eliminación del dolor. Como se menciono anteriormente, los tratamientos quirúrgicos pueden ser inevitables, por lo que siempre se debe acudir a consulta con un especialista que maneje terapias conservadoras (como un médico del deporte) para una segunda opinión.

¿Para que sirve un ultrasonido o ecografía músculo esquelética?

¿Para que sirve un ultrasonido o ecografía músculo esquelética?

El ultrasonido, también conocido como ecografía, es un estudio médico seguro y no invasivo que produce imágenes del interior del cuerpo mediante ondas sonoras, utilizando una sonda (transductor) con gel sobre la piel.

Mayormente se utiliza como herramienta diagnóstica en varias ramas de la medicina. Su uso en especialidades del sistema musculoesquelético ha ido en aumento, especialmente porque se puede aplicar en todas las articulaciones y en la columna vertebral. El ultrasonido en estos casos puede ayudar a diagnosticar alteraciones tales como:

  • Artrosis
  • Desgarros de tendones
  • Hematomas
  • Tendinitis del manguito rotatorio del hombro
  • Esguines
  • Síndrome del túnel carpiano
  • Masas del tejido blando
  • Quistes

Los beneficios de este examen son que no causa dolor, es ampliamente accesible y económico a comparación de otros estudios de imagen, y no utiliza radiación. También tiene la ventaja de poder realizarse en consulta y mostrar la imagen en tiempo real, lo que favorece a un diagnóstico acertado e información del proceso inflamatorio o lesión. Asimismo, el ultrasonido se usa como guía para tratamientos más invasivos como infiltraciones, terapias regenerativas, entre otras intervenciones.

Al momento de requerir una valoración médica ante una lesión o molestia musculoesquelética, es preferible acudir con un médico con experiencia y conocimiento en ultrasonido para una atención completa y precisa.

Tratamiento para la fijación del calcio

Tratamiento para la fijación del calcio

Tratamiento para la fijación del calcio, ventajas y frecuencia de uso

Los tratamientos IV o intravenosos son terapias de sustancias liquidas administradas directamente al torrente sanguíneo por la vena a través de un catéter. Esto puede incluir vitaminas, minerales o ciertos medicamentos.

Dicho tipo de tratamiento se puede utilizar para tratar enfermedades con alteraciones de calcio, tales como osteoporosis, fracturas, metástasis óseas, o hipercalcemia (alta cantidad de calcio en la sangre). El calcio es uno de los minerales más abundantes del cuerpo y forma parte importante principalmente de nuestro esqueleto y dientes. Además de su función esquelética, también ayuda al mantenimiento estructural de las células. Las ingestas y necesidades de calcio varían acorde al género y la edad de la persona, así mismo, una ingesta deficiente, ciertos medicamentos o enfermedades como las ya mencionadas, pueden causar una disminución de niveles de calcio en el organismo.

La fijación de calcio se refiere a la administración de medicamentos, tal como el ácido zoledrónico, el cual pertenece a la clase de bisfosfonatos, que enlentece la degradación del hueso y de esta manera aumentar su grosor, disminuyendo también la cantidad de calcio que es liberado al torrente sanguíneo. La presentación del ácido zoledrónico es en solución, por lo cual su administración es intravenosa.

Su aplicación siempre tiene que ser bajo supervisión de un profesional. Para pacientes con osteoporosis se puede administrar una vez al año, ya que el medicamento puede actuar durante ese lapso, siendo esto una de sus grandes ventajas, a comparación de la administración por vía oral.

Antes de su aplicación es importante tener una buena hidratación y se debe informar al médico si está tomando algún otro medicamento o suplemento, al igual de informar sobre alguna enfermedad renal. Los efectos adversos más comunes son:

  • Náuseas
  • Inflamación
  • Diarrea
  • Pérdida del apetito
  • Fiebre

Otros efectos adversos más agresivos, pero menos comunes incluyen: dolor en la boca y dientes, reacción alérgica, alteración renal, u osteonecrosis de la mandíbula, este último efecto adverso es extremadamente raro, pero es la razón por la cual se solicita una valoración dental previa al tratamiento.

Antes de comenzar con este medicamento es importante una consulta médica con un especialista con experiencia en este tratamiento para valoración completa y su aplicación segura.

Terapia IV y el sistema inmunológico

Terapia IV y el sistema inmunológico

La terapia IV o terapia intravenosa es un procedimiento que hacemos en Olympia Medicina Deoprtiva de administración de sustancias líquidas en el cuerpo a través de los vasos sanguíneos con el fin de hidratar o suministrar medicamentos al paciente. El proceso lo realizamos mediante un catéter (el cual da acceso a la vena) que ayuda a introducir la solución a nuestro sistema. Las soluciones varían en su contenido de electrolitos, nutrientes y vitaminas dependiendo la necesidad de cada persona. Podemos guiarte sobre cuál sería el mejor para ti a través de una consulta médica.

Una combinación con un alto beneficio para el paciente es la solución con glutatión y vitamina C (ácido ascórbico). Ambos antioxidantes protegen contra los radicales libres, ayudan a la prevención de infecciones, y reducen el riesgo de varias enfermedades y problemas de salud tal como la osteoartritis, cáncer, envejecimiento, asma y enfermedades oculares.

También es importante mencionar que no se tiene que padecer una afección médica para su administración, ya que igualmente sube los niveles de energía, ayuda con la apariencia de la piel y cabello, y fortalece el sistema inmunológico; el glutatión hace que nuestro sistema tenga una respuesta incrementada ante un patógeno en nuestro organismo, y a su vez permite que se produzcan más glóbulos blancos. La vitamina C promueve la actividad de los neutrófilos y acelera la respuesta de las células.

La ingesta oral de estas substancias usualmente es tardada e incompleta por el proceso gástrico al que se someten. Por eso con la ayuda de una terapia IV llegan directo al torrente sanguíneo, asegurando su absorción.

La terapia intravenosa es una vía de aplicación segura y rápida. Su uso no solo es hospitalario o en consultorios, con supervisión médica también se puede brindar para el manejo domiciliario.

Conoce todos nuestros tratamientos de IV Bar aquí.

Contacta a Olymia Medicina Deportiva para mayores informes.

Olympia, Medicina Deportiva Cancún.